PostHeaderIcon Capitulo 45

Dos hombres uniformados que portaban fusiles de asalto nos gritaban frases en francés mientras un gran rottweiler que estaba sujetado por un tercer hombre nos ladraba sin cesar.

Violet sacó lentamente su pistola y la dejó en el suelo.

- ¡Pousser! - Grito uno de los hombres.

- ¿Qué dicen? - Susurré.

Violet, sin contestarme, chutó la pistola en direccion a los hombres. El que era más bajo de los dos se agachó y la recogió.

Nos condujeron hacia el edificio blanco ante la mirada del perro que sin duda estaba deseoso de que intentásemos algo para tener la oportunidad de abalanzarse sobre nosotros.

Al llegar, uno de ellos pulsó el botón de un interfono y después de que le dijesen algo que no pude oír él dijo: - Sourvivars on trouvé.

Tras ello las puertas se abrieron y entramos en el edificio. Recordaba a un hospital por su aspecto y entonces comprendí que nos encontrábamos en el laboratorio que habíamos estado buscando.

- ¿Qué quieren de nosotros? ¿A dónde nos llevan? ¿Les conocéis? - Iba preguntando Ramírez.

Llegamos a una gran sala donde nos recibió un hombre de pelo cano. Al verle su rostro me recordó al de Jack Nicholson, lo que no era nada tranquilizador.

El hombre nos miró y al ver a Viole su rostro cambió.

- Oh Violet! What are you doing here? And, who are your friends? - Dijo "Jack".

Pese a hablar en inglés el acento francés era muy reconocible.

Después, sin que Violet respondiese, nos miró a Ramírez y a mí y nos dijo: - Hi! Do you speak english or french?

- ¿Quién es usted? - Preguntó Ramírez.
- Oh, castellano. Hola! ¿Me entiende ahora? Disculpad mi precario castellano, no lo domino demasiado...

Se giró, cogió algo que había sobre la mesa y lo guardó en un cajón. Se giró y ahora su gesto pareció mucho más serio.

- ¿No me dirás quién son, Violet?
- Éste es el cerdo que me robó el proyecto - Me dijo Violet.
- Cerdo... Eso no ha sonado muy bien... - Dijo recuperando el tono amable.

De pronto, como si no se hubiese percatado antes de que estaba por allí, empezó a gritarle en francés al hombre que llevaba el perro y éste salió de la habitación.

- No me gusta que haya animales en la zona de trabajo - Nos dijo sonriendo mientras se volvía a girar hacia su mesa de trabajo en la que habían vasos de precipitado y demás instrumental de laboratorio. - Dime, Violet, ¿por qué has venido? Si ha sido para matarme aprovecha ahora que estoy de espaldas, no tendrás mejor oportunidad.

- He venido, mejor dicho, hemos venido para intentar arreglar lo que habéis hecho.

- ¿Lo que hemos hecho? Nos robaron el producto, bien lo sabes.

- ¿Os robaron el producto? ¡Vosotros nos lo robásteis a nosotros!

- En absoluto... Mi equipo y yo sólo nos llevamos nuestro trabajo. De todos modos, lo hecho, hecho está. Si quieres ayudar, quédate, si no ve y no me entorpezcas.

- Te ayudaré. Es la única forma de arreglar esto, pero cuando todo se solucione, te mataré.

- Jajajaj me parece bien... Siempre tan amable. Así pues, creo que debo poneros al día y contaros un par de cosas.

2 comentarios:

Lizeth Alvarado dijo...

Por Dios siempre me tienen en el borde de la silla... muchas felicidades por este blog tan genial, la historia está muy buena. Por favor sigan adelante!

Jose dijo...

¡Gracias por el comentario!

Como dejé escrito en el grupo de Facebook, habrá capítulo cada 48h, se acabaron las largas esperas :)

Un saludo

Seguidores